¿ERES PARTE DEL 25%?

Escrito por ministeriolxc 17-10-2008 en General. Comentarios (1)

Por: Rodrigo J. Roca

Cuando leemos la Parábola del Sembrador en Mateo 13, muchos de nosotros solamente atinamos a recibirla como una parábola complicada más, de las que estaba acostumbrado Jesucristo a predicar. Te aconsejo que leas y meditas este capítulo para lo que viene a continuación.
Esto encierra un misterio revelado a los que tienen un corazón dispuesto a escuchar.

Es por eso que sabemos que existe una Semilla que representa el 100% de las personas, La Palabra de Diosy cuatro tipos de terreno:
Fuera del Camino (25%), Pedregales
(25%), Espinos (25%) y la Buena Tierra (25%). Todo esto es simbología de los corazones que toman la Palabra.
Los de fuera del Camino
(25%) son aquellos que toman la Palabra a la ligera y no llega a ser sembrada en sus corazon y por ello se pierden.
Los de los pedregales
(25%) son aquellos que escuchan la Palabra y se emocionan, pero una vez pasa la emoción, se desaniman y tienen la opción de irse de la Presencia de Dios o vivir una vida al borde, ni en el mundo ni en La Iglesia.
Los de los espinos
(25%), son los miembros de Iglesia, los hombres y mujeres que viven su vida siguiendo una doctrina, con buenas intenciones o no, llena de errores según los Planes de Dios.
En este grupo se encuentran la mayoría de las personas que tienen años dentro de la Iglesia.
Significa lo siguiente: una semilla nace entre espinos y crece, pero los espinos le impiden desarrollarse y dar frutos. Esto pasa con los cristianos, los hijos de Dios que se han sumido más en sus preocupaciones, en su afán de ser los más preparados, los más estudiados, los más ricos y reconocidos, pero que no dan frutos para el reino de Dios. Muchas veces no es simplemente el pecado oculto que podemos cargar, lo que hace que no demos fruto, muchísimas veces son las motivaciones de nuestro corazón, que aunque nos parecen buenas, no van con los planes que Dios nos ha dado.

Por otro lado, muchos de nosotros nos metemos en nuestros propios problemas: mi vida, mi propósito, mi sueño, mi,mi,mi,mi....olvidando que esos no son los frutos que Dios quiere para nosotros.
La vida cristiana se resume en frutos: frutos personales y frutos para el reino de Dios. Los frutos personales: amor, gozo, paz, paciencia...etc. que son los frutos del Espíritu Santo para nosotros.
Los frutos para el reino: Se resumen en VIDAS GANADAS para Dios.
Cuando Dios nos llame a su Presencia, nos va a preguntar: ¿Qué frutos diste para mí?
¿Que le responderemos?
"Tenía mi grupo de alabanza, asistía todos los domingos a la Iglesia, daba muchas ofrendas, era miembros del ministerio de prejuveniles...etc."

Dios seguramente nos hará esta pregunta específica: ¿Cuántas vidas ganaste para mi reino?
Entonces diremos seguramente: "Pero es que tenía que prepararme antes, tenía muchas actividades en el colegio, en la universidad y no tenía tiempo para predicar" "Es que ese no era mi llamado, mi llamado era otro" "Pero es que tenía que tener primeramente una excelente profesión, un reconocimiento, un trabajo estable para poder luego servirte"

La verdad es que yo no tengo exactamente la respuesta que nos daría Dios, pero por lo menos pienso que se sentiría muy decepcionado de nosotros.

Los que han sido sembrados en buen terreno
(25%), son aquellos que se atreven a impactar la historia, son aquellos que se lanzan a tomar las llaves del reino de Dios y provocan el caos en el infierno. Personas con defectos, con debilidades, con pecado, pero que no dejan ni un momento sus propósitos, sino que siguen avanzando, pensando siempre que Dios es el que tiene el control de todo, a pesar de las situaciones adversas. Este pequeño 25% es el que cambia la historia de los colegios, de las universidades, de las familias, de las ciudad y de las naciones.
Personas que ya no se enfocan en sus propios sueños, sino que empiezan a seguir los sueños de Dios, los planes y propósitos que Dios ha preparado para ese pequeño grupo de locos x seguirlo.

Es tiempo que dejemos de lado nuestro pensamiento de: "Quiero esto o esto, necesito hacer esto o aquello, no tengo tiempo, tengo que pensar en mi futuro, me gusta esta o este, mis cosas, mis dudas, mis temores, mi,mi,mi"
Tenemos que enfocarnos en ganar almas para el Señor, ya que esta es la Gran Comisión que Dios nos ha dado a todos, predicar la Palabra a todos.

La Palabra de Dios dice "el que gana almas es sabio". Salomón fue el hombre más sabio de todos y se le dio además conocimiento, riquezas y muchos otros talentos.

Gana almas para Dios, enfocate solamente en eso y Dios suplirá las demás necesidades.

OJO: Por favor, no malentiendas esto, no digo que prepararse sea malo, que tener sueños y aspiraciones sean pecados, sino que si ponemos nuestros ojos en esto y no en Dios, entonces estamos poniendo nuestras cosas en primer lugar, antes que en Dios. Esto es idolatría.


Dios te bendiga y toque tu corazón, para que puedas ser sabio, es decir, ganador de almas para Cristo y vengas a estar dentro del selecto grupo del 25%.