NO IMPORTA TU CONDICIÓN, SIGUE ADELANTE

Escrito por ministeriolxc 18-11-2008 en General. Comentarios (2)


Por: Rodrigo J. Roca


Cuando te encuentres rodeado de problemas, cuando sientas que estás perdido y sin rumbo, cuando pienses que todos a tu alrededor te han abandonado, cuando hasta tengas en tu corazón que Dios ha callado y no quiere responder, ten presente lo siguiente:

"Porque Dios,  que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz,  es el que resplandeció en nuestros corazones,  para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.Pero tenemos este tesoro en vasos de barro,  para que la excelencia del poder sea de Dios,  y no de nosotros, que estamos atribulados en todo,  mas no angustiados;  en apuros,  mas no desesperados; perseguidos,  mas no desamparados;  derribados,  pero no destruidos; llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús,  para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos.
Porque nosotros que vivimos,  siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús,  para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal." 2 Corintios 4:6-11

Si haz recibido alguna vez Jesús en tu corazón, tienes que entender que Él habita dentro y que debes dejarte guiar en todo momento por Su Voz. Podemos estar tan mal como el autor cuando escribe estos versículos, pero siempre hay la esperanza que todo lo que nos pasa tiene un sentido lógico en el reino de los Cielos, estos es: PARA FORMAR A CRISTO DENTRO DE NOSOTROS.

El que seas hijo de Dios no te libra de pasar  dificultades, pruebas o sufrimiento. Cuando eres Hijo, tienes que ser probado en el carácter de Cristo y ese carácter es moldeado en tu vida, para que puedas ayudar a otros.

Si has venido pasando dificultades y eres un Hijo de Dios, empieza a dar Gracias por las pruebas, aunque sea difícil hacerlo y pide fuerzas al Señor. Ya verás cómo te ayudará. Sigue adelante como todos aquellos hombres de Fe que nunca se dejaron derrotar y siguieron siempre adelante, no mirando las circunstancias, sino las promesas que Dios derramó para sus vidas.

Si no tienes una relación con Dios, es tiempo que entregues tu vida a Él. Solamente tienes que decir en voz alta: "Señor Jesús, te recibo en mi corazón como mi único Señor y Salvador. Soy pecador y me arrepiento de mis pecados. Quiero ser una persona nueva. Ayúdame"

Tan simple como esto es la oración de fe en Cristo. Ahora tienes que buscar a personas que tengan conocimiento de la Palabra de Dios y así puedan ayudarte a crecer más y más espiritualmente. Sigue adelante y nunca pienses siquiera en dejar de creer. Dios tiene planes especiales para tu Vida.

Muchas bendiciones