A LAS PUERTAS DEL ULTIMO AVIVAMIENTO

Escrito por ministeriolxc 18-12-2008 en General. Comentarios (2)

Por: Rodrigo J. Roca



En este día me atrevo a escribirles estas palabras de aliento, ya que vivimos tiempos difíciles.
Muchos de los que hemos creído las promesas de Dios, estamos pasando por un sin fin de dificultades, batallas que debemos luchar y ganar si queremos provocar algo en el mundo espiritual.

Lastimosamente, muchos hijos de Dios han optado por estar en la tranquilidad de sus acomodadas vidas, viviendo sin luchar, pasando los días de su vida sin tomar la verdadera función para lo cual Dios nos llamó.

Para este tiempo, Dios ha prometido un gran avivamiento para America y para el Mundo, pero es algo condicional. Para ello, la Iglesia de Cristo, los hijos de Dios, debemos estar en constante oración, adoración y predicación de Su Palabra.

Debemos intentar llevar una vida de santidad, empezar a hacer la Voluntad de Dios.
Es por ello, que El Señor esta levantando desde hace tiempo un ejército que es el que peleará contra las fuerzas de la tinieblas en poco tiempo. Este es un ejército para valientes.

Soldados, hombres y mujeres, que arrebatarán las llaves del imperio de la muerte, el trono de Satanás, para entregarlo por un tiempo a la Iglesia, a los Hijos de Dios.
Aquí se desatará el poder del Espiritu Santo y cientos de miles de personas vendrán a los pies de Cristo.

"Mas la hora viene,  y ahora es,  cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad;  porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.
Dios es Espíritu;  y los que le adoran,  en espíritu y en verdad es necesario que adoren." Juan 4: 23-24

Los cielos están listos para ser quebrados, para que la Gloria de Dios caiga con fuerza y poder sobre esta tierra, pero hace falta tu compromiso.

Si no tienes ningun tipo de prueba o lucha, preocúpate. Quizás no estás dentro del campo de batalla, donde Dios te quiere.

Si estas pensando en tus planes, tus propositos, tu vida, preocúpate. Dios te quiere firme para la batalla, no escondido en algún rincón sin hacer nada al respecto.

Puedes ser parte de este último gran avivamiento, antes de la Venida del Señor o puedes ver la Gloria de Dios pasar de largo ante tus ojos.

El premio? Muchas perlas y joyas preciosas (dones espirituales y bendiciones sobre abundantes) para la corona de vida, la tuya.

¿Estás dispuesto?