Predicas del Ministerio LxC

LA NUEVA ARMADURA DE DIOS

Escrito por ministeriolxc 21-02-2008 en General. Comentarios (18)
LA NUEVA ARMADURA DE DIOS
Por: Rodrigo Roca
 

Efesios 6:11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.
Efesios 6:12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
Efesios 6:13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.
Efesios 6:14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,
Efesios 6:15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.
Efesios 6:16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.
Efesios 6:17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;

En la actualidad, ya se están desarrollando armaduras modernas que permiten disminuir al máximo las lesiones y daños que puedan causar muerte a los soldados al enfrentarse al ejército enemigo.

Efesios 6:14 "Estad, pues,firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad…
En la antigüedad, el cinturón era un elemento usado para cargar las armas ligeras, además de guardar la espada, principal arma del soldado.

En la actualidad, el cinturón se utiliza para cargar las municiones del arma de reglamento, además de guardar el arma. Por otro lado, también porta los medicamentos de primeros auxilios.

Esto representa la Verdad para un cristiano y la Verdad es Jesucristo. El cinturón se usa en el centro del cuerpo, justamente es Jesucristo que debe estar en el centro de nuestra vida misma.

Jesucristo nos da la oportunidad de sanar:
Nuestro Espíritu
Nuestro corazón
Nuestro Cuerpo


Efesios 6:14… y vestidos con la coraza de justicia
Las corazas, a lo largo de la historia se han utilizado con el fin de preservar el cuerpo de la persona.

Hoy en día, con las nuevas tecnologías, se pretende que los daños causados por las municiones se minimicen.

La justicia para un soldado determina nuestro accionar en el día a día, es decir, determina las consecuencias que tendremos al tomar decisiones.

Una persona justa es la que sabe hacer lo correcto, evitando ser herida en sus emociones, su cuerpo, su Espíritu.


Efesios 6:15… calzados los pies con el apresto del Evangelio de paz
Los buenos calzados nos protegen de pisar objetos que pueden lastimarnos, nos dan firmeza para no torcernos el pie y ayudan a que recorramos distancias largas.

La predicación del Evangelio nos permite avanzar en nuestro crecimiento espiritual, nos brinda la fortaleza para continuar a pesar de las pruebas, ya que cada vez que predicamos el Evangelio de Cristo, traemos un poco más su reino sobre la Tierra, dándonos mayor certeza que Jesús nos acompaña en todo momento.

Apresto, significa celo, significa disposición para, entonces un cristiano tiene la necesidad de predicar el el Evangelio de Cristo, ya que es la Gran Comisión para nuestras vidas (Mateo 28: 19-20)

Efesios 6:16… Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.

En la actualidad, ya no se están utilizando escudos convencionales. Hoy en día, los soldados ya pueden contar con un exoesqueleto, un escudo entero que protege al cuerpo de las municiones enemigas.

Además, cuenta con fuerza sobrehumana, brindando al soldados ventajas con relación al enemigo. En el mundo espiritual, nosotros tenemos las mismas ventajas que los soldados del mundo “real”.

La fe es nuestro exoesqueleto, nos ayuda a resistir los embates del enemigo, sus mentiras, sus engaños, además que en la medida de nuestra fe, adquirimos fuerzas que nos permiten soportar pruebas enormes, vencer gigantes y recibir las bendiciones de nuestro Dios.


Efesios 6:16… Y tomad el yelmo de la salvación
El casco de un soldado es vital, ya que protege nuestra cabeza.
Los cascos modernos, no solamente protegen la cabeza, sino que tienen mecanismos de comunicación, radar, etc. para poder contactarse con la base en todo momento.

La Salvación de Jesucristo debe estar todo momento en nuestra mente, en nuestros pensamientos, en nuestro corazón.

Pero la Salvación, nos ha dado la libertad de comunicarnos directamente con el Padre, a través de Jesús. Es así como podemos hablar directamente con Nuestro Padre Celestial y estar en contacto todo el tiempo con Él, con Jesús y con Su Santo Espíritu.

Efesios 6:15… y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;
Los Soldados utilizan armas de reglamento, con miras láser, balas inteligentes y muchas otras obras de la tecnología.
Un soldado cristiano, tiene en la Palabra de Dios su mayor arsenal para combatir todos los días de su vida, venciendo a través de las Promesas que Dios nos da a diario.

Existe una Palabra para cada momento que pasamos, una promesa por cada situación que se nos presenta.

Son armas que van directamente a nuestros problemas y nos ayudan a seguir adelante.
Las Palabras que Dios nos da y las guardamos en nuestro corazón, son la mayor arma de asalto contra Satanás que podemos tener.


Efesios 6:15… orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu
Por último. La oración de un cristiano es como una bomba atómica, que cae contra el enemigo.
Si nosotros cumplimos con los mandamientos del Señor, usamos correctamente la armadura de Dios, tenemos la victoria asegurada.

¿Quieres ser un vencedor, un guerrero victorioso por el resto de tu vida?

LA REBELDIA

Escrito por ministeriolxc 11-02-2008 en General. Comentarios (17)

La Rebeldía

Por: Rodrigo J. Roca

 

Soberbia, altivez, orgullo

 

La rebeldía es un evento que conlleva muchas consecuencias. Cuántas veces nosotros nos hemos rebelado contra nuestros padres, contra nuestros maestros, contra cada persona que, de alguna u otra manera, debemos rendirle obediencia. Muchas veces no lo hacemos. El ser humano, por naturaleza es un ser rebelde, que siempre se aparta de las leyes, de las reglas e intenta obedecer a sus caprichos y deseos. Pero no siempre fue así.

 

 

El principio de la rebeldía (Ezequiel 28:12-19) (Isaías 14:12-14)

Como vemos en este pasaje de la Palabra de Dios, el primer rebelde de la historia fue Satanás, el mismo arcángel encargado de dirigir las alabanzas en los cielos; el mismo que fue creado perfecto, como el mismo Dios. Y es que Lucero era el ángel amado de nuestro Dios. Pero entró la soberbia en su corazón, inundó su ser el orgullo a causa de su perfección y belleza, sobre todo, entró el pensamiento de querer ser igual que Dios. Es así como empezó a reclutar un ejercito para que se rebelen contra su Creador. Es así como Dios desterró a Lucero (Lucifer, Satanás) de los cielos, junto con su ejercito de ángeles y los destinó a vagar por la Tierra.

 

 

Los primeros hombres rebeldes (Génesis 2:17) (Génesis 3:6-7)

Como vemos, Adán y Eva, desobedecieron a una orden directa de Dios. El pecado entró en sus corazones, a través de sus ojos y sus sentidos; luego entró la muerte en ellos. Es así como llegamos a nuestros tiempos; es así como la rebeldía, la desobediencia, la altivez, la soberbia son los pecados más desagradables para Dios por cuanto desajustaron el perfecto orden de las cosas como las había creado, sobre todo, el dolor que causó el pecado, que separó la comunión entre el hombre y Dios en la Antigüedad.

 

 

Pasos para empezar a ser rebeldes

¿Cómo saber si uno es rebelde o está camino a la rebeldía? Sencillo, usualmente las personas que van camino a la rebeldía, recorren estos pasos:

-          Perder el interés de buscar a Dios: Cuando empezamos a dejar de buscar a Dios y empezamos a dejarlo de lado, esto significa el comienzo de nuestra rebeldía

-          Dejar de hallar malas las cosas que antes nos parecían de esa manera: Cuando empezamos a pensar y creer que la cosas que pensábamos o creíamos malas, ya no lo son del todo así, cuando empezamos a hallar benignos aquellos “pecadillos”, cuando ya dejamos de lado nuestra actitud radical, es ahí donde la rebeldía está empezando a dar sus frutos

-          Empezar a ser autosuficientes: Cuando empezamos a caminar con nuestras propias fuerzas, empezamos a querer modificar nuestro mundo con nuestra propia opinión, cuando hacemos lo que queremos y no lo que Dios espera que hagamos, podemos afirmar que ya la rebeldía ha ganado espacio en nuestro corazón; es así como el “YO” cada vez se hace más importante para nosotros y creemos que todo lo podemos en nosotros mismos, entonces empezamos a ser orgullosos, altivos, rebeldes (De la abundancia del corazón habla la boca)

 

 

VANAGLORIA = ORGULLO, ENVIDIA (Gálatas 5:26)

 

ENVIDIA + ORGULLO = REBELDÍA

La mayor parte de las personas rebeldes son aquellos que tienen envidia y orgullo en su corazón, un corazón lleno de rencores, amarguras y vanidades.

 

La rebeldía se puede comparar con un Espíritu de hechicería, ya que este Espíritu tiene la característica de controlar a la persona y hacer lo que le plazca con él; lo mismo pasa con la rebeldía: muchos de nosotros empezamos a ser autosuficientes, empezamos a controlar nuestras vidas, dejando a Dios de lado.

 

 

 

¿En qué punto de estas etapas te encuentras hoy en día? ¿Crees que es posible dejar de ser rebelde y empezar a caminar el Camino correcto, que es Jesucristo? CLARO QUE SE PUEDE.

 

 

PASOS PARA EVITAR LA REBELDÍA

-          La radicalidad es fruto de ser cristiano: Ser radicales significa ser entregados en cuerpo y alma a la voluntad, la Obra y la Causa de nuestro Señor Jesucristo; ser radical es entregarse completamente a Dios (Romanos 12:1-2)

-          Humildad en todo tiempo: Dios se agrada de los corazones humildes, quebrantados, dispuestos a escuchar su voz (Salmos 51:17)

-          Buscar en todo TIEMPO a Dios: Si buscamos a Dios, podremos encontrarlo, nos está esperando (2 Crónicas 7:14)

 

NO PIERDAS LA OPORTUNIDAD QUE NUESTRO SEÑOR NOS HA DADO, SOLAMENTE MEDIANTE ARREPENTIRNOS Y DESEAR CAMBIAR, ES SUFICIENTE PARA QUE EL SEÑOR PERDONE NUESTRAS FALTAS. ¡DATE UNA OPORTUNIDAD! ¡JESUCRISTO TE ESPERA CON BRAZOS ABIERTOS!

 

 

¡MUCHAS BENDICIONES!

 

http://ministeriolxc.blogdiario.com/img/logolxc.jpg 

HOMBRES Y MUJERES DE COMPROMISO

Escrito por ministeriolxc 11-02-2008 en General. Comentarios (20)

Hombres y mujeres de Compromiso

 

Compromiso: Obligación, deber, pacto, Responsabilidad, visión, coraje, gratitud, AMOR.

Habacuc (2: 1-4)

 

La Palabra de Dios nos revela la importancia de permanecer en los Caminos de Dios, la importancia de obedecer y, sobre todo, la importancia de comprometerse, de establecer un pacto con Dios. Es así como vemos, desde el Antiguo Testamento, que Dios mismo establece pactos con Dios; es el mismo Dios que hace prosperar y bendice al pueblo que lo honra.

Así podemos ver grandes hombres comprometidos al servicio de Dios:

-          Noé                       -     Moisés        -      Josué

-          David                     -     Salomón

La lista nombres es bastante larga y continúa de la misma manera en l Nuevo Testamento:

-          Juan El Bautista      -      Pedro

-          El Apóstol Pablo     -     El Apóstol Juan

Como vemos, La Palabra de Dios está llena de hombres de Compromiso; llena de hombres que fueron llamados para un propósito: servir a Dios, andar en Su Camino y realizar sus Obras. (1 Pedro 2:9-10)

En la actualidad, Dios busca personas así.

 

Pregunta: ¿Creen que hoy en día existen personas comprometidas con Dios? ¿Crees que puede ser tú uno de ello?

Uno de los libros más importantes del Nuevo Testamento es el Libro de los Hechos de los Apóstoles, cargado de enseñanzas acerca de los primeros pasos que los discípulos de Cristo debieron dar. Dentro del mismo, nos narra cómo los primeros cristianos fueron demostrando el poder de Dios en sus vidas, cómo hicieron prodigios y milagros, cómo se esforzaron y se comprometieron para llevar a la Naciones Palabra de Vida, una Palabra hecha Carne, como fue y  lo es Jesucristo.

Los hechos de los Apóstoles se siguen escribiendo hoy en día, lo escriben las personas que aún siguen los Caminos de Cristo; los escriben con su fe, con su Testimonio, con su compromiso por seguir una vida de rectitud y de amor, el amor de Cristo en sus corazones.

 

Es sumamente importante empezar a caminar en compromiso con Dios, esto es: ejercer un ministerio dentro del Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia. No podemos Caminar solos (Eclesiastés 4:9-12) Rodearse de personas comprometidas, garantiza que estaremos protegidos en tiempos de angustias, ya que las personas que estén alrededor nuestro, podrán ser instrumentos de Dios para levantarnos si alguna vez caemos.

 

Ejercer un ministerio nos ayuda a crecer espiritualmente, ya que El Señor premia a los que trabajan por Su Obra. Esto no significa una garantía de que ejerciendo un ministerio, El Señor nos cumplirá todos los deseos de nuestro corazón; esto se debe a que el Señor mira nuestros corazones. Si ejercemos un ministerio solamente por figurar, porque las personas nos vean o admiren, caeremos en vanidad (Salm:94:11). Si no tenemos una relación íntima y transparente con Dios, vanos son nuestros esfuerzos en trabajar en la Obra de Dios (Prov. 4:25-27).

También es vital que no se realice la Obra de Dios por simple inercia, por costumbre; debemos ejercer Su obra, vivirla, según su Palabra, para así recibir bendiciones de Su parte (Salm:91-1)

 

Por último, es de vital importancia que nos esforcemos en todo tiempo: esfuerzo en nuestros estudios, en nuestra vida familiar (ante problemas, circunstancias malas, etc.), en nuestras relaciones (amigos, esposa, etc.), pero, sobre todo, en nuestro Caminar en Dios (Josué 1:9).

Para lograr compromiso con Dios, es fundamental ser personas que se esfuerzan por conseguir lo que quieren lograr. Los más grandes sabios, los más grandes inventores, los más grandes empresarios, han debido dedicar mucho esfuerzo (tiempo, dedicación, entrega, voluntad) para conseguir sus propósitos (Salmo 31:24). El caminar cristiano no es la excepción: necesitamos esforzarnos para ser los mejores en todo, debemos esforzarnos para Caminar en Cristo y es promesa de Dios que no habrá temores ni desmayos, nadie podrá apartarnos de la Bendición de Dios, si nosotros confiamos en Dios (Salmo 27:3).

 

http://ministeriolxc.blogdiario.com/img/logolxc.jpg 

DESNUDANDO NUESTRO CORAZÓN

Escrito por ministeriolxc 11-02-2008 en General. Comentarios (1)

Desnudando nuestro corazón

Por Rodrigo J. Roca

 

 

“Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor, porque el amor cubrirá multitud de pecados” (1 Pedro 4:8)

 

¿Cuántos de nosotros no hemos vivido algunas veces situaciones donde deseamos que la persona que nos hizo daño se tuerza el pie o le pique una hormiga cuando está caminando descalzo, por no decir cosas peores que algunas veces se nos han cruzado por la cabeza?

 

En la medida que vamos conociendo La Palabra de Dios, nos damos cuenta de lo importante que son nuestros pensamientos y sobre todo, lo importante que cuando los pensamientos son errados, no bajen y se alojen en nuestro corazón, porque es más difícil sacarlos de nuestro corazón que sacarlos de nuestra mente.

 

Como vemos, los pensamientos naturales del hombre son casi siempre dañinos y perjudiciales. Desde el comienzo de los tiempos lo vemos (Génesis 6:5)

 

Debemos empezar a controlar cada sensación que proviene desde el exterior. Todo entra por nuestros ojos y oídos. Es por eso que El Señor manda a que “Examinemos todo y retengamos lo bueno” (1 Tesalonicenses 5:21) ¿Y qué es lo Bueno? Sencillo: todo lo que sirve para construir, no para destruir. Es todo lo que se usa para edificar nuestras vidas y la de los demás, no para crear discordia, divisiones o males (1 Corintios 10: 23) “Todo me es lícito pero no todo me conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica”

 

Entonces, si realmente queremos caminar en Cristo Jesús, debemos a empezar a despojarnos de las cosas viejas que nos impiden tener las bendiciones que Cristo quiere para nuestras vidas; así que debemos empezar a desnudar nuestro corazón y entregarle a Dios todo lo que hay en nuestro corazón.

 

¿Cuáles son los obstáculos que nublan nuestra mente y marcan nuestro corazón?

 

Efesios 4:31, nos da una idea de los mayores obstáculos para nuestras bendiciones en Cristo Jesús:

“Quítese de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia y toda malicia”

 

-          Amargura: Un corazón amargo, con rencor no es agradable a los ojos de Dios. La amargura es prima hermana de la soberbia y la soberbia es hermana de la rebeldía. Entonces podríamos afirmar que un corazón amargo es un corazón con rebeldía y Dios no mira con buenos ojos a los rebeldes (Proverbios 16:5) “Abominable es para Jehová todo altivo de corazón; ciertamente no quedará impune”

-          Enojo e ira: Si bien muchas veces, las personas hacen cosas que nos ponen de mal humor y nos llegan a enojar, debemos aprender a controlar este enojo porque si no sale de nuestro corazón, se convierte en ira, es decir violencia y esto acarrea odio. Si tenemos odio en nuestro corazón, no podemos decir que amamos a Dios (1 Juan 4:7)

-          Gritería y maledicencia: Como vemos, al igual que el enojo y la ira, la gritería y la maledicencia va de la mano. Si empezamos a gritar por las cosas que nos hacen, es muy probable que también las palabras de maldición salgan de nuestras bocas. Es muy importante refrenar nuestra lengua (Santiago 3:10) “De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos, esto no debe ser así.

-          Toda malicia: La malicia usualmente comienza con los chismes y las murmuraciones (Filipenses 2:14) “Hacedlo todo sin murmuraciones ni discusiones”.  (Proverbios 6:16-19)

 

Debemos empezar a caminar sobre los pasos que Cristo dejó y a través de sus enseñanzas. No solamente debemos ser fariseos, oidores de la Palabra  con un corazón duro, con tantas maldades dentro, porque de cierto que el que tiene maldad en su corazón, de seguro que recibirá lo mismo que cosecha (Proverbios 11:27) “El que procura el bien obtendrá favor; pero al que busca el mal, el mal le sobrevendrá”

 

¡Empieza a entregar cada rincón de tu corazón y deja que el amor de Dios gobierne tu vida!

(Juan 3:18) “Hijitos míos, no amemos de lengua y de palabra, sino de hecho y en verdad”

 

http://ministeriolxc.blogdiario.com/img/logolxc.jpg 

4 CONSEJOS PARA SER TRIUNFADORES

Escrito por ministeriolxc 11-02-2008 en General. Comentarios (3)

4 Consejos para ser triunfadores

Por: Rodrigo J. Roca

 

 

Triunfador: Vencedor, Ganador, exitoso

Cada vez que escuchamos este tipo de palabras, nos preguntamos si ese término esta destinado solamente para un grupo selecto de personas, increíblemente inteligentes, dotadas con muchísimas virtudes y llenas de condiciones físicas y emocionales para cumplir con sus metas trazadas.

 

La verdad, pareciera que es así siempre. Pero, en realidad, no es así.

La verdadera realidad es que cada uno de nosotros, dotados o no de muchas virtudes, conocimientos, ideas y condiciones, podemos llegar a ser hombres y mujeres exitosas, capaces de realizar cada uno de nuestros sueños y anhelos. (Salmo 37:4-5) (Mateo 25:26)

Como vemos en la parábola de los talentos, a cada uno de nosotros se nos da una serie de dones o talentos, según nuestra capacidad; en la medida que nosotros sabemos aprovechar y multiplicar estos talentos y dones, el Señor nos va premiando, multiplicando nuestros talentos. ¿Pero cómo empieza a multiplicar nuestros talentos?

Antes que nada debemos empezar a pensar en 4 puntos importantes para que el Señor empiece a trabajar en nuestras vidas y empecemos a ser los triunfadores que debemos ser.

 

1)       Corazón puro (Proverbios 4:23) (Romanos 7:20)

Uno de los puntos clave para que seamos triunfadores es tener un corazón limpio. A lo largo de nuestra vida, vamos acumulando muchos sentimientos en nuestro corazón; muchas veces, los sentimientos que más arraigados están dentro de nosotros, son los malos; celos, envidia, odio, rencor, incredulidad, son algunos de los sentimientos que impiden que tengamos un corazón limpio. Esto nos impide que tengamos un crecimiento espiritual y, por consiguiente, recibamos todas las bendiciones que Dios tiene para nuestra vida (Mateo 6:33). Por otro lado, si nuestro corazón está sucio, El Espíritu Santo no puede obrar en nuestras vidas y no puede habitar en nuestros corazones.

Uno de los puntos clave que permite reconocer a una persona que lleva el Espíritu Santo dentro de su corazón es alguien que cambió drásticamente en su forma de ser. Si alguien tenía mal carácter, El Espíritu Santo permite que tengamos un buen carácter (Nadie puede enojarme, porque ni yo ni el Espíritu Santo que mora en mí lo permitimos) (Gálatas 5:22-23)

 

 

2)       Andar en Espíritu (Gálatas 5:16-17)

Si dejamos de andar en nuestra carne (pecado) y empezamos a andar en Espíritu (santidad), realmente podremos empezar a experimentar las bendiciones de Dios para nuestras vidas. ¿Es posible ser santo todos los momentos de nuestra vida, a cada instante? Por nuestras propias fuerzas, seguro que no. Es la comunión que tengamos con el Señor, con la Palabra de Dios y el arrepentimiento lo esencial para que podamos llegar a ser santos. La gracia que el Señor nos da de ser santos, funciona solamente a través del arrepentimiento, del perdón, del cambio de vida, de actitud y del compromiso que tengamos con Dios.

 

3)       Caminar por fe, fundamentando nuestra Vida en Cristo (Hebreos 4:2)

Muchas veces, lo que más nos falta para creer, es la fe. Si no tenemos fe, no podemos caminar en Cristo; muchas veces esperamos que las bendiciones y los encuentros con Dios sean de manera sobrenatural, con Fuego de Dios cayendo del cielo, con tamboriles y trompetas, con ángeles a nuestro alrededor, con el mismo Jesucristo descendiendo a nuestra presencia. Y en algunos casos, puede suceder. No siempre es así. La verdad es que nuestro Señor Jesucristo se agrada más de una persona que camina sin haber visto nada, que empieza a creer como si fuera un niño, que empieza a Caminar confiado en que Él es todo, aunque nunca lo haya visto. Eso es caminar por fe.

Entre los pensamientos que tenemos que nos impiden ser triunfadores en nuestra vida, están:

-          Tengo muchos temores (1 Juan 4:18)

-          No tengo fe suficiente (Romanos 11:17)

-          Dios no ha sido fiel conmigo (Salmo 23)

-          No tengo paz en mi vida (Salmo 4:8)

-          Soy un hombre pecador (Isaías 1:18)

 

4)       Si tienes problemas, busca a alguien que te ayude (Eclesiastés 4:9)

Es importante que no caminemos solos; hemos sido llamados a andar rodeados de personas; estas personas nos pueden ayudar mucho; solamente debemos abrir nuestros corazones y confiar en que el Señor actúa a través de las personas, cuando son hijos de Él.

 

http://ministeriolxc.blogdiario.com/img/logolxc.jpg