Predicas del Ministerio LxC

JESÚS ES MI BANDERA

Escrito por ministeriolxc 14-09-2007 en General. Comentarios (13)

Al empezar a conocer la Palabra de Dios, cada uno de nosotros empezamos a conocer la Verdad, que es Jesucristo. Como sabemos, en Juan 5:39, nos habla claramente acerca de lo importante que es escudriñar la Escrituras, ya que ellas dan Testimonio de nuestro Señor Jesucristo y de lo que tiene para aquellos que creen en Él y en Su Palabra. Una de las grandes ventajas de conocer Biblia, es que cada historia, cada enseñanza, es tan actual para nuestras vidas, que podemos aplicarla a cada momento. Es así como veremos acerca de Moisés y Amalec (Éxodo 17:8-16)

Hoy en día, cada uno de nosotros nos enfrentamos a diversidad de problemas; de hecho, si no tuviéramos problemas en nuestras vidas, la mayoría de nosotros no se hubiera acercado a los Caminos del Señor. Es así que, en la medida que vamos entregando nuestra vida a los pies de Cristo, nuestro Dios nos da ventaja sobre las personas que no llevan a Cristo en sus corazones.

Como vemos, Moisés manda a Josué a salir a pelear con algunos hombres contra Amalec (figura de Satanás); Moisés pudo haber enviado a todo el ejercito (250.000 soldados, aproximadamente) pero la orden de Dios era que envía solamente algunos. Un ejercito más numeroso, quizás mejor preparados que Moisés y su grupo de soldados que salían a batallar. ¿Cómo fue posible enfrentarse a alguien más fuerte y poderoso? Obediencia y fe en el Señor.

Cada uno de nosotros tenemos la oportunidad de afrontar nuestros problemas de dos maneras:

-          Pensando que el Enemigo es más poderoso y fuerte que nosotros y que no podremos vencer

-          Sabiendo que es El Señor que pelea las batallas por nosotros (Salmo 27:3)

Es así, que claramente vemos cómo El Señor guiaba a Moisés y a su pueblo escogido por el Camino que Él quiere. Vemos claramente cómo Moisés tenía un arma que sacaba ventaja a sus enemigos. ¿Y cuál era? Sencillo: La Vara de Dios (v.9) En la actualidad nosotros no contamos con la Vara de Dios, pero tenemos La Palabra de Dios, una espada de doble filo, viva, que nos da la solución y la salida a cada una de nuestras necesidades, que además es mucho más poderosa que la Vara de Moisés. Es esta Palabra, la que nos ayuda a conocer realmente el Dios Grande y Todopoderoso que tenemos y nos ayuda a sobreponernos de las opresiones y luchas que tengamos que enfrentar.

Luego observamos que Moisés, mientras sostenía en alto las manos y la Vara, entonces ganaba la pelea, pero cuando las bajaba, entonces perdía. Aquí vemos la importancia de tener siempre en Alto la Palabra de Dios en nuestros corazones, para no caer y ser vencidos (Salmo 55:22). Además vemos otro aspecto importante, Moisés no estaba solo, sino que hubo compañeros que lo ayudaron a no perder la batalla, Aarón y Hur. Estos compañeros ayudaron a Moisés a no fatigarse y a continuar con las manos en alto. En la actualidad este tipo de grupos, los cultos de jóvenes y las personas que conforman el Cuerpo de Cristo, tienen el papel de Aarón y de Hur: cuidar y velar por sus hermanos, ayudarlos a que continúen peleando la Buena Batalla, hasta que Nuestro Señor Jesucristo vuelva a recoger a sus hijos que hayan perseverado. El amor que Cristo ha derramado sobre nosotros es el que hace que amemos a las personas; somos hermanos y amigos en Cristo Jesús y no hay amor más grande que ese (Juan 15:13).

Por último, vemos que Moisés construye un templo, para ofrecer sacrificios por las bendiciones que El Señor le dio en todo momento. Vemos que es importante, no solamente creen en el Señor, caminar conforme a Su Palabra, relacionarse y compartir con los hermanos en la fe, sino también consagrar nuestras vidas para servirlo, así como para servir en Su Cuerpo, que es la Iglesia. Queremos ayudarlos para que adquieran el rol que El Señor ha determinado que cumplan en el Cuerpo de Cristo, para dentro de Su Iglesia. Solamente así podremos decir, como dijo Moisés en ese entonces: Jehová-nisi (Jehová es mi bandera). La bandera es símbolo de una nación y una nación consta de autoridades, territorio y de personas. Nosotros como seguidores de Cristo, somos una nación: Tenemos autoridades, Cristo La Cabeza y el Cuerpo, La Iglesia; tenemos territorio acá en la Tierra (Nuestra Iglesia) y allá en los Cielos, para siempre junto al Señor; además que tenemos las personas, que somos nosotros los que amamos al Señor y lo servimos.

¡Planta la Bandera de Cristo hoy mismo en tu vida y síguelo!

¡DIOS TE BENDIGA!

http://ministeriolxc.blogdiario.com/img/jesuspaz.jpg

 

CREO EN DIOS O LE CREO A DIOS

Escrito por ministeriolxc 14-09-2007 en General. Comentarios (6)

Al empezar a asistir a grupos caseros cristianos, a cultos de jóvenes o a los cultos dominicales, muchas veces, por no decir casi siempre, llegamos teniendo muchas necesidades; se dice que una Iglesia del Señor es como un hospital: una persona sana no necesita de sanidad, pero los enfermos son los que necesitan del vital remedio que es Jesucristo.

 

Como todos los que llegamos a los Caminos del Señor, somos realmente necesitados de sanidad, en diversas áreas de nuestras vidas, especialmente del pecado (Marcos 2:17).

 

Aunque siempre estamos necesitados, siempre que empezamos a conocer la Verdad que es Jesucristo, tenemos un pequeño impedimento que nos limita que Dios obre en nuestras vidas: la incredulidad. “¿Incredulidad? Pero si yo creo en Dios”, dirán algunos. O quizás responderán otros: “Yo conozco quién es Jesucristo”. O por último: “Ya he leído la Palabra

 

Muchos de nosotros, podemos tener miles de excusas como estas o quizás mejores. Todos creemos en Dios; La Palabra de Dios nos dice que hasta los demonios creen y tiemblan ante Dios (Marcos 1:34) (Santiago 2:19)

 

La verdad es que todos podemos creer en Dios y, aún así podemos ser incrédulos. ¿Cómo es posible esto? Sencillo: podemos creer fácilmente que Dios existe, pero no creer que puede hacer algo real para cambiar nuestra vida.

 

La fe se puede resumir transformando las tres excusas que vimos anteriormente:

-          En vez de creer en Dios, debemos creerle a Dios, sabiendo que Él tiene el Poder, la Autoridad para cambiar nuestra vieja manera de vivir (Hebreos 13:15) (Efesios 4:22-24) (2 Corintios 5:17)

-          En vez de conocer quién es Jesucristo, sepamos quién es Jesucristo. El saber implica un paso más intimo que el conocimiento; algo clave que debemos saber es que Cristo es nuestro Salvador, nuestro Único Mediador entre nosotros y Nuestro Padre Celestial y que Él es nuestro Único Camino, Verdad y Vida (1 Timoteo 2:3 – 5)

-          En vez de leer La Biblia, vivamos conforme a La Palabra de Dios, porque solamente así conoceremos y sabremos quién realmente es nuestro Dios (Romanos 10:17) (Efesios 1:13); solamente así podremos ser llamados bienaventurados, es decir, santos elegidos de Dios (Lucas 11:28)

 

Debemos empezar a romper con las ideas que tenemos en nuestras cabezas; debemos romper con cada estructura mental que Satanás ha puesto sobre nuestras mentes y ha nublado nuestro entendimiento; debemos empezar a caminar por fe (2 Corintios 4: 3–4). Si esperamos en Cristo, como una figura que solamente está tallada en madera, flaca y desnutrida, que da más pena que gloria, cómo podemos esperar cambiar, si nuestro dios es solamente una piltrafa humana, un hombre crucificado, destruido, molido (1 Corintios 15:19).

 

¡Tenemos un Cristo resucitado, vivo, sentado a la diestra del Dios Padre, esperando que cada uno de nosotros tengamos la oportunidad de ser salvos! (1 Timoteo 4:10)

 

¿Quieres empezar a creerle a Dios? Nuestro Señor Jesucristo está esperando por vos; solamente quiere que abras tu corazón para que Él empiece a cambiar tu vida. ¡Acéptalo y vive dentro de la Promesa!

http://ministeriolxc.blogdiario.com/img/jesuspaz.jpg

 

¿CÓMO ESTÁ TU TEMPERATURA ESPIRITUAL?

Escrito por ministeriolxc 14-09-2007 en General. Comentarios (2)

¿Si alguien te preguntara cómo está tu temperatura espiritual, que es lo que le responderías?

Primeramente, ¿qué es la temperatura espiritual? Sencillo: la temperatura espiritual es el grado de fuego que existe en tu corazón, debido a tu estrecha relación con Dios. La temperatura espiritual determina cuánto tiempo pasas delante de la presencia del Señor, cuánto tiempo pasas leyendo Su Palabra, pero sobre todo, cuánto tiempo sirves a Dios con tu testimonio, con tu vida. ¿Testimonio? El testimonio es lo que nos impulsa a ser personas diferentes; sencillamente es lo que Dios ha hecho y hace todos los días en nuestra vida. Sencillamente es nuestro estilo de vida. Ser cristiano implica llevar un estilo de vida distinto a los demás, a través del cambio de vida que atravesamos en la medida que caminamos en Cristo Jesús. Mediante nuestro testimonio declaramos que tenemos un Dios Todopoderoso, declaramos que Cristo es Señor de nuestras vidas, testificamos que tenemos un Dios vivo y no un dios muerto, quizás clavado en un madero que sirve como elemento decorativo. ¡Tenemos un Dios vivo! (Salmos 42:2)

 

Si tuviéramos un termómetro espiritual, mediríamos nuestra temperatura espiritual de la siguiente manera:

0   – 10°   = ¿Conoces a Dios? (ALARMA) (Oseas 4:6) / (Juan 8:32)

10 – 20°   = Vago conocimiento de Dios (Noimportismo) (2 Corintios 3:16)(Joel 2:18) (Amós 5:4)

20 – 30°   = Indecisiones y dudas respecto a la Palabra de Dios (Apocalipsis 3:20)

30 – 40°   = Búsqueda errada de Dios (Hebreos 13:9)/ (Jeremías 29:23)

40 – 50°   = Peligrosa tibieza espiritual (Apocalipsis 3:15-16)

50 – 60°   = Seguidor de Cristo de doble ánimo (Prov.18:14-15)

60 – 70°   = Empieza el calor espiritual (Mateo 5:16) (Juan 7:38)

70 – 80°   = Hay un cambio de actitud (Juan 13:34-35)

80 – 90°   = Radicalidad como estilo de vida (Marcos 16:15-18) (2 Corintios 3:18)

90 – 100° = Quema el Espíritu de Dios en nuestros corazones (Romanos 5:1-5)

+ 100°      = FUEGO DE DIOS QUE CONTAGIA VIDAS (Gálatas 2:20) (Filipenses 1:20-21)

 

¿En qué nivel espiritual te encuentras hoy en día? Si Jesucristo viniera en este momento, ¿qué podrías decirle acerca de tu relación con ÉL?

Si tu temperatura espiritual va de 60° para abajo, es momento de replantear tus modelos mentales acerca de la relación que vives actualmente con Dios. Es momento en que empieces a romper con los moldes de religiosidad que han gobernado nuestras vidas desde hace muchos siglos; ya es tiempo de recibir un avivamiento con poder del Espíritu Santo, ya es tiempo de que La Palabra de Dios sea vivificada en cada una de nuestras vidas. Es un tiempo de cambio, no de Palabras. El evangelio de Cristo consiste en poder y no sólo en palabras. Es hora de lanzarse a la piscina del Espíritu Santo, a la piscina del Evangelio, a la piscina del Dios vivo, Jesucristo. Si el poder de Dios fuera como una piscina a la que pudiéramos acceder, ¿en qué profundidad estaríamos? ¿Afuera, viendo a los demás ser bañados de gloria, poder y bendición? ¿Con el agua hasta los tobillos, por nuestras dudas e incredulidades? ¿Quizás hasta la cintura, por temores o por que creemos que no necesitamos más? ¿O tal vez estamos sumergidos, explorando nuevas profundidades, viviendo la frescura de las Aguas del Evangelio, del Espíritu Santo, que entra en nuestra vida y tiene como promesa que no nos dejará nunca más?

 

Estamos viviendo momentos decisivos para nuestras vidas. Si te preguntara en este momento, ¿qué escogerías? ¿Quieres tener un cambio real para tu vida?

Todo cambio implica un riesgo; arriesgarse para vencer, arriesgarse para ganar...”Sólo los valientes arrebatan el reino” un pasaje fabuloso de la Palabra de Dios, dónde nos muestra que para arrebatar las bendiciones de Dios debemos disponer nuestro corazón y estar dispuestos a pagar un precio a cambio de una fuente inagotable de bendiciones que es en Jesucristo, señor nuestro.

 

¡No esperes que otros arrebaten las bendiciones que han sido preparadas para tu vida! ¡Eres especial para la Obra del Señor y es por eso que has sido escogido para un propósito específico y nadie puede cumplir la parte que te toca hacer a ti!

¿Qué es lo que decides?

 

http://ministeriolxc.blogdiario.com/img/logolxc.jpg

 

COMO CONQUISTAR NUESTROS TEMORES

Escrito por ministeriolxc 14-09-2007 en General. Comentarios (7)

¿Hay un temor específico que parece surgir una y otra vez en tu vida? ¿Tienes temor de no poder ser la persona que tus padres quieren que seas? ¿De estar solo? ¿Estás con temor de sufrir, morir o perder a alguien cercano a ti? ¿Tienes temor a sentirte burlado o intimidado por tus amigos, porque no haces lo que ellos hacen?

Todas estas cosas son preocupaciones legítimas, pero todas ellas deberían caer en la categoría de “situaciones bajo el control de Dios”.

 

Muchas veces, David se encontró frente a situaciones que no sólo le provocaban temor sino que fueron peligrosas para su vida. Sin embargo, en la porción bíblica de hoy, encontramos a David en adoración al Señor diciendo: “Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré?”            (Salmo 27:1).

 

Y aunque nuestro temor a la muerte, a la enfermedad, a estar solos, a lo desconocido, al futuro, al terrorismo sea legítimo, Dios desea que sepamos que Él es mayor que todas esas cosas.

Desea que evitemos permanecer nerviosos sobre aquello que nos atemoriza. En cambio, somos llamados a depositar nuestras vidas en Sus manos.

Dios nos dice con toda claridad en Su Palabra que Él está con nosotros siempre  “…y he aquí yo estoy con vosotros todos los días,  hasta el fin del mundo.  Amén.  (Mateo 28:20).

 

Nos conoce íntimamente y por lo tanto está consciente de nuestros temores y preocupaciones. Él conoce nuestro futuro y tiene un plan para ello “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros,  dice Jehová,  pensamientos de paz,  y no de mal,  para daros el fin que esperáis”.  (Jeremías 29:11)

 

Tome ánimo en las reconfortantes palabras de Juan 14:27: “No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”. Dios te ama y desea lo mejor para tu vida.

 

Sabiendo que Él está en control de todas las cosas, le permitirás que calme tus temores?

 

http://ministeriolxc.blogdiario.com/img/logolxc.jpg