Predicas del Ministerio LxC

EL PODER DE DIOS, ¿MITO O REALIDAD?

Escrito por ministeriolxc 26-06-2009 en General. Comentarios (13)

http://ministeriolxc.blogdiario.com/img/logolxc.jpg

Por: Rodrigo J. Roca

 

 

Hoy deseo hablarles de un tema un tanto conflictivo dentro del cuerpo de Cristo, es decir, la Iglesia del Señor. Muchos ven y estudian acerca de los grandes hombres que cambiaron la historia de las naciones en la Biblia y el Poder que operaba Dios a través de sus vidas.

 

Muchos de nosotros nos preguntamos si esto era real o lo pusieron simplemente para que vivamos maravillados de las cosas que otros pudieron lograr “místicamente”.

 

La realidad es las historias y enseñanzas bíblicas están todas cargadas del Poder de Dios. Mares partidos en dos, murallas impenetrables derribadas, milagros, sanidades, etc. Son algunas de los millares de señales y prodigios que se hicieron en el nombre de nuestro Señor.

 

¿Por qué hoy no es usual que los hombres de Dios en estos tiempos hagamos grandes cosas? Simple: Dejamos de creer. Creemos en Dios, pero no le creemos a Dios.

  

Hebreros 12:12-29 nos da una lección importantísima acerca del principio del poder de Dios para nuestras vidas.

 

Verso 12-13: Nos  manda a levantarnos y seguir adelante.

Verso 14-17: Nos habla de la importancia de la santidad en nuestra vida para poder conocer a Dios íntimamente.

 

Verso 18-21: Nos habla del Monte Sinaí, el lugar donde Moisés hace pacto con Dios. Esto es el símbolo de una vida de religión, de una vida marcada por la tradición. Claramente estos pasajes hablan que al momento en que nosotros empezamos a conocer a Cristo, no nos metemos en una religión organizada ni somos parte de una serie de dogmas místicos.

 

Verso 22:24: Esta serie de versos son claves. Aquí habla (curiosamente en tiempo pasado) que nosotros ya nos habemos acercado al Monte Sión, la ciudad donde habita el mismísimo Dios, el Palacio del Rey de reyes, a Jesucristo mismo. Desde el momento en que aceptamos a Cristo en nuestros corazones, Él nos ha dado la potestad de meternos en su Reino. ¿Sabías que es lo primero que Jesús habló cuando comenzó su ministerio? “Arrepentíos, pues el Reino de los Cielos se ha acercado”. Todo se resume en el Reino de Dios El Monte Sión es el lugar sobrenatural donde Dios quiere pasar tiempos con nosotros. El lugar de alabanza y adoración, intercesión, vidas cambiadas, milagros señales y prodigios.

 

Verso 25-26: Habla sobre la importancia de tomar estas palabras y no desecharlas de nuestro corazón, ya que el mismo Dios es Dios sobrenatural, capaz de transformar todo a nuestro alrededor.

 

Verso 27:29: Nos alienta a que empecemos a vivir bajo los principios de un Reino Eterno acá en la Tierra, sirviéndole con nuestra vida misma en temor y reverencia, porque Dios es fuego consumidor, capaz de transformar y quitar nuestros pecados, maldades y llenarnos a vivir en nuevos niveles de santidad, revelación y autoridad espiritual y material.

 

Este es el principio más tremendo para vivir una vida exitosa, una vida llena del Poder de Dios, una vida que ayude a cambiar la historia de nuestra generación.

¿Te animas a empezar a vivir bajo el poder de Dios? Solamente esto determinará el destino de nuestra generación, el destino de nuestros hijos y nietos, si es que el Señor no viene antes.

 

Viví La Palabra de Dios, camina por fe, ora, alaba y adora a Dios y serví en su Obra, ya verás los grandes milagros que Dios operará a través tuyo.

 

EL SER VERDADERO

Escrito por ministeriolxc 10-05-2009 en General. Comentarios (2)


Por: Rodrigo J. Roca

 En la edad media nacía enItalia la celebración del baile de máscaras. En Venecia es hasta hoy, una delas fechas donde se expone la gran variedad de ellas, mostrando su belleza, suencanto, su misterio. Lo acompañan vestidos ostentosos, peinados bienornamentados.

Estas máscaras se usabanpara que las personas dieran la apariencia de belleza, aunque no la tuvieran enrealidad.

¿Sabías que esto mismoestá pasando hoy en día, especialmente entre los cristianos en la Iglesia del Señor?

No me refiero a losatuendos con que la gente asiste a las diferentes reuniones o cultos, sino a lafachada que las personas dan a conocer a todos por fuera para recibir honra,amor, aceptación, mientras que por dentro son personas totalmente diferentes.

Cada uno de nosotrosusamos máscaras en el día a día, para no mostrar en realidad quienes somos.

Alabamos al Señor en loscultos y nos revolcamos en el lodo del pecado, cuando “nadie” nos está mirando(como si El Señor no viera lo que hacemos).

Hablamos de santidad y deguardar nuestras vidas para Dios y nos prostituimos con cualquier situación queagrade nuestros sentidos.

Pregonamos el guardarnuestro corazón como el mayor de los tesoros y lo entregamos a la primerapersona que nos pinta el mundo de colores.

Nos volvemos conocedoresde la Iglesia,pero no conocemos al Dios de la Creación, a Jesucristo.

Con mucho dolor, yo hevivido esto que ahora te comparto. Poniéndome máscaras en mi vida para que laspersonas reconocieran “quién” era o que me aceptaran, mientras en la soledad,El Señor veía cuán inmunda era mi vida y cuán despreciables eran mis actitudesdelante de Sus Ojos.

Apocalipsis 3:15-19 nos adelante acerca de quiénes somos en realidad.Muchas veces pensamos que lo más importante de todo es nuestra vida y eso esfalso. Nos dedicamos a una vida que gire a nuestro alrededor, llenándonos detítulos complicados, de cosas que satisfagan nuestra propia vida, de unapeligrosa comodidad. Esa es la tibieza de la que habla el Señor.

Una vida tibia es unavida acomodada, una vida destinada a no complicarnos con las grandes “locuras”de Dios para nuestras vidas. Es pensar demasiado en nuestro futuro, a pesarinclusive de que Dios nos haya dado las instrucciones debidas para nosotros.

Incluso, según nuestravisión, podemos ser “exitosos”, “prósperos”, llenos de “bendiciones” de Dios.

Cuando no estamos en elCamino que Dios quiere para nosotros, no tenemos nada en realidad.

Apocalipsis 3:17 “Porque tú dices: Yo soyrico,  y me he enriquecido,  y de ninguna cosa tengo necesidad;  y no sabes que tú eres un desventurado,  miserable, pobre,  ciego y desnudo”

 

En este pasaje Dios no lehabla a las personas del mundo, sino que habla a sus hijos, la Iglesia en general.

Las máscaras ocultan laesencia de quiénes somos realmente y muchas veces las llevamos puesta tantotiempo, que creemos que lo que vemos es lo real, mientras en lo ocultocontinuamos haciendo barbaridades y sembrando maldiciones para nuestrasgeneraciones.

Es por eso que seguimoscon la maldad de nuestros corazones (fornicaciones, murmuraciones, divisiones ycontiendas, masturbación, iniquidad, malos pensamientos, religiosidad,vanagloria, orgullo, sensualidad, mentiras, celos, etc.)

¿Qué debemos hacer entonces para que caigan lasmáscaras de nuestras vidas y seamos reales, caminando una vida que agrade aDios?

Apocalipsis 3:18  “Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego,  para que seas rico,  y vestiduras blancas para vestirte,  y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez;  y unge tus ojos con colirio,  para que veas.”

 

Lo primero que debemoshacer es arrepentirnos y empezar a buscar su Presencia.

Debemos comprar ororefinado en fuego (es el Espíritu Santo que entra en nuestra vida y empieza aquemar toda Obra de maldad de nosotros)

Vestiduras blancas(Buscar la Santidadpara estar en Presencia de Dios en todo momento y recibir poder para cambiarnuestra historia)

Ungir nuestros ojos concolirio (Son los hábitos sanos en nuestra vida: lectura de la Palabra, oración ycomunión con los hermanos)

Es importante recalcarque en este verso, dice que una vida de Santidad permite que nuestra vergüenza(debilidades) sea descubierta. Esto es: en la medida que desarrollamos unarelación íntima con Dios, El Señor nos da cobertura para fortalecer nuestrasdebilidades, para que Satanás no las descubra y no tenga autoridad paraacusarnos.

Es el tiempo queconsagremos nuestras vidas cada día más al Señor. Es el tiempo que ya nogiremos en torno a nuestros egos, sino que empecemos a preguntar a Dios qué eslo que quiere con nuestras vidas.

Además vivir por la Gran Comisión, elllevar en todo momento al conocimiento de Cristo a las personas que aún no loconocen. Un Dios grande, amoroso y misericordioso que nosotros deberíamos conocermuy íntimamente.

EL MANTO DEL AVIVAMIENTO

Escrito por ministeriolxc 10-05-2009 en General. Comentarios (7)


Por: Rodrigo J. Roca

 A lo largo de toda la Palabra de Dios hemosvisto cómo grandes hombres de Dios han impactado y cambiado su generación.Tanto reyes como sacerdotes, pobres como ricos han tenido algo en común: susmantos.

Todos los hombres de la antigüedadutilizaban diferentes tipos de manto, que iban desde cobertura tanto del fríocomo del calor hasta simbología de un linaje sacerdotal o real.

Lo mismo sucede con los donesespirituales sobre las Iglesias. Dios cubre con mantos o dones a sus diferentesiglesias.

En la actualidad, Dios ha ido derramandomantos diferentes sobre cada una de las Iglesias de nuestro Señor Jesucristo:

-        El manto de David (Adoración yalabanza)

-        El manto de José (Autoridad yProsperidad)

-        El manto de Elías (Milagros)

-        El manto de Salomón (Sabiduría yConocimiento)

-        El manto de Isaías (Profecía)

-        El manto de Moisés (Liberación)

-        Y muchos más…

Cada uno de ellos funciona dentro de lascongregaciones y han estado allí desde incontables años, desarrollándose yperfeccionándose para alimentar a sus congregaciones.

Pero hay un manto que une todos y cadauno de los aspectos de los mantos antes mencionados. Es un manto poderoso quefusiona cada uno de los dones que Dios ha repartido a su Iglesia y es sin lugara dudas el manto de Jesús (Lucas 8:44)

Las iglesias son miembros de un Cuerpo,que tejen sus dones y los hacen uno para cubrir el cuerpo de cuya cabeza esJesucristo (1 Corintios 12:12-31)

Cuando Jesucristo es manifestado através de una Iglesia unida (sin doctrinas ni denominaciones) es cuando SuManto se derrama de forma poderosa. Su manto se resume en la manifestaciónplena del Espíritu Santo.

No estoy diciendo que las denominacionessean malas, sirven cada una para enseñar a los miembros del Cuerpo de Cristodiversas áreas de acción para ser efectivos en la tarea que Dios nos ha llamadoa desarrollar como Cuerpo. Pero en el momento en que dejamos de lado eso y nosunimos para rendirle el Honor y la Gloria a la Cabeza, que es Jesucristo, entonces la Presencia misma de Diosdesciende sobre la Iglesiade Dios (unida sin otro propósito que buscar de Su Presencia)

Es exactamente lo que pasó en Hechos 1 y2 con los primeros cristianos en el Aposento Alto.

Es exactamente lo que pasó con el GranAvivamiento en la Calle Asusa en 1906.

Es exactamente lo que pasó conGeneración del Reino este 30 de Abril de 2009.

La Iglesia se unió y losdones se han empezado a manifestar. Estamos comenzando a vivir un avivamientoentre los jóvenes de mi país, tan tremendo que pronto se expandirá entre lasnaciones. El Avivamiento tan esperado de tu nación depende de cuán unida esté la Iglesia del Señor paramostrar al mundo el poder del manto de Jesucristo.

Cuando las denominaciones se olvidan porun momento de sus doctrinas y piensan en Jesucristo como cabeza de la Iglesia, entonces lascosas sobrenaturales suceden.

Cuando las iglesias se ponen de acuerdoy buscan unánimes la Presencia de Dios, El Pentecostés de los últimos tiempossucede.

Es tiempo que empieces a orar por launidad de la Iglesiadel Señor. ¿Qué esperas?

Dios te está llamando a ser parte dequizás el último gran Avivamiento de nuestros tiempos. De ti depende si lo vesdesde la comodidad de tu vida o lo vives desde dentro, siendo alguien que pongasu nombre en la Historia.

VIVIENDO O SUBSISTIENDO

Escrito por ministeriolxc 10-05-2009 en General. Comentarios (0)

Por: Rodrigo J. Roca


Muchos de nosotros nos preguntamos por qué cosas malas le pasan a las personas buenas: Accidentes, desastres económicos, enfermedades, etc.
Con los cristianos pasa lo mismo: cristianos enfermos, quebrados emocional y económicamente, propensos a la desgracia. Hasta nos hemos acostumbrado a creer que tenemos un Dios que nos castiga o que gusta de probar a sus hijos, “masacrándolos” para probar su corazón.
Es por eso que muchas personas que se acercan a Dios, se terminan alejando o peor aún, terminan viviendo una vida espiritual mediocre, tibia, sin saber que el Señor detesta eso.
En este último tiempo mis ojos espirituales se han abierto y he visto que eso no está escrito en mi Biblia. Dios nos muestra un Evangelio de prosperidad y poder para nosotros, los que somos hechos hijos del Altísimo.
Juan 10:10  “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir;  yo he venido para que tengan vida,  y para que la tengan en abundancia”
Muchos de nosotros nos enfocamos en este pasaje bíblico y se predica de ello como una ejemplificación de cómo Satanás hurta, mata y destruye, pero nos olvidamos de la última parte (la más importante creo yo) que dice que el Señor Jesucristo vino (o dicho mejor: está entre nosotros) para que tengamos vida y la tengamos en abundancia.
Sobre esto creo que sería tonto explicarlo más a detalle, ¿no te parece?
¡Cristo está entre nosotros para darnos vida abundante! No sé si tenemos la misma Biblia, pero la mía dice que Dios ha venido para que yo tenga una vida llena de abundancia (espiritual, emocional y material)
Entonces, ¿Por qué me pasa todo lo malo? ¿Por qué cuando salgo a la calle, todo me va mal que hasta los pájaros se las traen conmigo?
Debemos enfocarnos en Su Palabra. En Deuteronomio 28 (uno de los libros de nombre raro) nos habla de la cantidad de promesas que Dios nos da a los que escuchamos Su Palabra y sobre todo, las guardamos en nuestro corazón. ¡Dios ha prometido que si somos guardadores de Su Palabra, todas las bendiciones posibles nos alcanzarán!
Es importante que también leamos la segunda parte, que dice más o menos así: Sucederá entonces que si no oyeres ni guardares mis palabras en tu corazón, serás maldito en todo lo que hagas. La Palabra maldito significa inhabilitado para prosperar.
Ahora ya sabes por qué Dios no te bendice como debería.
Algo extra: si tenemos una relación padre-hijo con Dios, entonces esto nos ayuda a entender mejor su Palabra y guardar sus promesas dentro de nosotros para que den fruto abundante en nuestra vida espiritual, emocional y material.
Es tiempo que empecemos a desarrollar autoridad en el reino espiritual y nos situemos en la realidad de que Nuestro Padre, Rey de todo el Universo, nos ha dado el poder para gobernar la Tierra y ser prósperos en todo. Es tiempo de no dejar que nunca más sea Satanás quien te robe, mate y destruya las bendiciones que te corresponden como Hijo, siempre y cuando tengas una relación íntima con Papá Dios y dejes que El Espíritu Santo gobierne tu vida, para conocer más y más a Jesús y ser cada vez más como Él, además de guardar Su Palabra, que es la Biblia.

LAVANDO LOS PLATOS DE NUESTRA MENTE

Escrito por ministeriolxc 10-05-2009 en General. Comentarios (7)

Por: Rodrigo J. Roca


¿Alguna vez te ha tocado la mala fortuna de tener que lavar los platos luego de la cena de la noche anterior?
Imagínate si en la cena, todos comieron comida china, quizás cerdo al horno.
¿Has visto cómo queda la suciedad en los platos de un día al otro, si no los lavamos inmediatamente?
De la misma manera, cuando nosotros vamos caminando en el día a día, nos topamos con episodios que pueden ensuciar nuestra mente.

Ejemplos:
Quizás recibimos un correo electrónico y de allí salta una imagen de una mujer desnuda que rápidamente se nos almacena en nuestra mente.
Quizás estamos en el micro, taxi o caminando y entonces escuchamos una canción de moda que tiene una letra obscena y queda registrada en nuestro pensamiento.

Como esto, pasa con muchísimas cosas en nuestra vida. Situaciones que vemos o escuchamos, quedan guardadas en nuestro cerebro. Una imagen tarda alrededor de 20 años en borrarse de nuestra mente.
Mientras más tiempo dejamos pasar este tipo de situaciones en nuestra vida, es más difícil de limpiar nuestra mente. Lo que comienza como una imagen, se vuelve un pensamiento más fuerte, genera imaginación y luego da comienzo a malos deseos que se convierten en pecado.

Cuando los platos están muy sucios, el agua no es suficiente. Es necesario tener un buen un buen detergente, para asegurarnos que la grasa y toda la mugre no se adhiera en el plato que está siendo limpio. Además debemos de usar una esponja y por último, nuestro propio esfuerzo.
Cuando nuestra mente está sucia, no basta solamente con decir: “No lo vuelvo a hacer”.
Debemos utilizar el mejor detergente espiritual que podamos conseguir: El Espíritu Santo. La esponja es la Autoridad de Jesucristo y la Acción de limpiar nos la da el Mismo Dios Padre, ya que Dios es el que produce en nosotros el querer como el hacer según su buena Voluntad (Filipenses 2:13)

Cuando nosotros tenemos una mente sucia, es vital que nos arrepintamos, que oremos al Señor para que nos ayude a ser fuertes, que reconozcamos que es en el Nombre de Jesús que podemos vencer y que es el Espíritu Santo el que nos da la convicción de las cosas que están erradas en nosotros y nos ayuda a buscar la limpieza para nuestra alma.
Cuando nosotros tenemos fe en que El Padre nos da las fuerzas, Jesús es nuestro aliado para vencer las pruebas y el Espíritu Santo es quien nos acompaña para darnos la convicción de lo que es bueno o malo, entonces tenemos las batallas en nuestra mente ganadas.
Además, recuerda que cuanto más pronto lavamos nuestra mente de suciedad, es más fácil que salga de nuestra vida. Si dejamos pasar tiempo y tiempo, las batallas tardan más en ganarse.
¿Te animas a limpiar tu vida? ¿Tus platos espirituales? Recuerda que con ellos se alimenta tu alma…